Las emergencias y los desastres son situaciones ocasionadas por fenómenos naturales y no naturales que pueden generar daños en la infraestructura, pérdida de vidas humanas y medios de subsistencia. Este tipo de ocurrencias pueden desencadenar crisis que impactan directamente en la estructura socioeconómica de la sociedad, motivo por el cual resulta de suma importancia implementar medios y estrategias de prevención y alerta a la población. En este contexto, es necesario que tanto la información como la comunicación sean gestionadas de forma eficiente: ambas resultan esenciales para la toma de decisiones, movilización de recursos y evaluación de daños. En este artículo cubriremos todo lo referido a un sistema de comunicación de emergencia.

¿Qué es un Sistema de Comunicación de Emergencia?

Consiste en un sistema organizado con una función principal: brindar apoyo a la comunicación de la información (relacionada con una emergencia) a individuos y grupos de individuos. Esta comunicación puede ser de dos tipos: unidireccional y bidireccional.

Comunicación unidireccional

Se refiere a un conjunto de métodos adaptados para notificar comunicaciones que brinden detalles y pormenores sobre alguna emergencia. Se le considera unidireccional debido a que los usuarios solo reciben las alertas o mensajes, sin posibilidad de establecer una dinámica comunicativa. Uno de los ejemplos más conocidos son las notificaciones SMS que brindan los municipios y gobiernos en caso de que las previsiones (climatológicas, sismológicas, entre otras) superen un umbral de estabilidad determinado. 

Comunicación bidireccional

En este caso, la comunicación permite que el receptor interactúe con personal especializado y reciba instrucciones sobre cómo proceder en la emergencia. Como ejemplo tenemos a las líneas de ayuda (911, bomberos). Se debe tener en cuenta que este sistema también puede integrar a aquellos relacionados con la comunicación unidireccional.

¿Cómo funciona un Sistema de Comunicación de Emergencia?

El origen de la información relacionada con la emergencia puede provenir de múltiples fuentes y ubicaciones, a partir de lo cual el sistema se encargará de divulgarla a determinados objetivos. El diseño de esos sistemas permite que los datos se transmitan a una gran variedad de dispositivos.

Existe la posibilidad de que la efectividad de los sistemas de comunicación se vea comprometida o limitada, dependiendo de la naturaleza de la emergencia y los efectos que esta origine en el medio donde se produce. Por ejemplo: sobrecarga de redes de telefonía que influye directamente en el envío de mensajes SMS de alerta. Para evitar este tipo de situaciones, los sistemas deben contar con una serie de atributos que garanticen su máxima operatividad en una situación de riesgo a la población:

Facilidad de uso

Para que el alcance de los sistemas de comunicación y notificaciones sea óptimo, la interfaz debe ser intuitiva y fácil de operar por los usuarios. Para lograr este cometido es necesario que se proporcionen instrucciones claras y precisas acerca de cómo proceder en caso de una emergencia. Se debe también tener en cuenta que es muy probable que las personas que hagan uso de esos sistemas se encuentren en una situación estresante y en el que deben actuar con rapidez, motivo por el cual es de vital importancia que se comunique información y se realicen coordinaciones complejas de manera eficaz y sencilla.

Asequibilidad

Se ha comprobado que cuanto más asequible resulta adquirir, instalar y conservar un sistema de comunicación de emergencia, más prolífico resulta. Esto se traduce en que más personas pueden acceder y recurrir a él en un caso de emergencia. Como resultado, se pueden tomar decisiones pertinentes para enfrentar situaciones de peligro y ayudar a salvar vidas humanas.

Interoperabilidad

Consiste en la capacidad de un sistema de comunicación de emergencia de conectarse con otros sistemas. Lo ideal es generar una unificación entre los emisores de alertas, los proveedores de sistemas, los sistemas de emergencia y los destinatarios de las alertas (los usuarios). También se debe tomar en cuenta la necesidad de que este sistema sea compatible con tecnologías antiguas y se adapte a aquellas que pueden generarse en un futuro próximo.

Público localizado

Según el contexto de los usuarios (ubicación o cercanía al lugar de la emergencia, riesgo), la información, siendo la misma, puede variar de formas específicas. Por ejemplo: una situación de catástrofe natural, las personas deben -en primera instancia- mantener la calma y desplazarse a zonas seguras, por lo que las indicaciones deben ser claras y precisas. Por otro lado, las fuerzas del orden y las autoridades pertinentes encargadas de asumir el control de la situación deben conocer a profundidad los detalles y pormenores de la emergencia, datos que podrían abrumar (y no ayudarían) a una persona común. Igualmente, en el caso de un secuestro o tiroteo, la comunicación debe tener filtros para no ser recibida por los perpetradores.

Pluralidad

Deben existir múltiples vías de comunicación de emergencia, anticipando así que alguna de ellas no funcione y se pueda recurrir a otras. Por ejemplo: si colapsan las vías telefónicas, se puede recurrir a las redes sociales para solicitar ayuda e informar de la situación.


Si estás interesado en equipos para situaciones de emergencia, en UAV Latam brindamos el servicio de Comunicaciones Críticas para empresas. Contáctanos para poder brindarte información y una asesoría personalizada.